LOS ANGELES – CA – 20 de Febrero de 2018 – (HISPANICIZE WIRE) – Casi un millón de habitantes en California que viven a media milla de uno de los 54,000 pozos activos de petróleo y de gas del estado, enfrentan potencialmente elevados riesgos para su salud, debido a la polución de estas operaciones. El último informe divulgado por la Fundación para la Defensa del Medio Ambiente (EDF), advirtió que una nueva oleada de tecnología de monitoreo digital de bajo coste, les puede aportar cierta tranquilidad, ya que permitiría a la compañías y a los reguladores una vigilancia las 24 horas para detectar fugas y otras emisiones peligrosas.

El informe incluye 11 recomendaciones para que los encargados del estado y los agentes locales puedan acelerar el despliegue de soluciones de monitoreo de tiempo real en las instalaciones de petróleo y de gas, sirviendo en primer lugar a las comunidades que siempre han estado peor atendidas, y que se enfrentan a un mayor riesgo debido a la proximidad de donde viven, trabajan y juegan. También animan a los operadores a que compartan sus conocimientos y su experiencia con respecto al monitoreo.

“Algunas nuevas tecnologías que son muy fiables y baratas nos aportan un poder que no teníamos antes para rastrear y medir la polución en estos lugares, así como para determinar una emergencia como la que se presentó en el desastre de Aliso Canyon antes de que los destrozos se empiecen a amontonar,” aseguró Timothy O’Connor, director del programa de petróleo y gas de EDF en California, y el autor principal del reportaje. “La gente no tendría que mantenerse ignorante de la calidad del aire, o tener que esperar a que ocurra otro desastre para entrar en acción. Opinamos que tanto las compañías como los encargados de la seguridad de nuestra salud, tienen la obligación de empezar a usar estas soluciones desde ya”.

El informe de EDF, así como un nuevo análisis técnico comprensivo por parte de la firma Ramboll Environ, se propone beneficiar a la población mediante la constante distribución de monitoreo de polución en California, especialmente en el sur, donde unas 600 mil personas viven a aproximadamente a media milla de alguna de la 3 mil 500 instalaciones de petróleo y gas de la región.

Estudios recientes indican que las instalaciones de petróleo y gas pueden emitir cantidades significantes de partículas orgánicas volátiles y de benceno que a menudo son difíciles de notar pero que pueden causar problemas de salud como asma y cáncer. Estas instalaciones también pueden emitir metano, un elemento de contaminación ambiental muy potente.

Los reguladores encargados normalmente rastrean la contaminación del aire a nivel regional, y están llamados a declarar la contaminación de las instalaciones más grandes, lo cual significa que situaciones críticas y otros temas urgentes a nivel local o de barrio, pasan desapercibidas con facilidad. Mediciones localizadas a veces son tomadas por ciudadanos preocupados, o como resultado de un enjuiciamiento, pero únicamente en una escala muy limitada y por periodos cortos de tiempo. Por lo cual muchas comunidades están exigiendo nueva información de la contaminación a las instalaciones de petróleo y de gas, y que esta información se publique.

El monitoreo a tiempo inmediato se ha considerado muy caro y difícil en el pasado. Pero del mismo modo que los avances tecnológicos han transformado las computadoras y los teléfonos móviles, una tecnología de monitoreo nueva está cambiando las cosas, haciendo que sea posible el monitoreo de la polución a nivel de la instalación. EDF y sus componentes son responsables de estas dos iniciativas: el Methane Detectors Challenge y el Mobile Monitoring Challenge. Ambos ayudan a acelerar el desarrollo y la divulgación de las nuevas tecnologías de monitoreo, para así mantener una vigilancia de la contaminación en las instalaciones de petróleo y gas.

Estas corrientes nuevas de información revelan nuevas y mejores maneras de reducir las emisiones y los riesgos de la salud.

“Las reglas que realmente exigen la vigilancia de los elementos contaminantes y publican los datos obtenidos, van a cambiar mucho la situación actual”, manifestó Paul Robinson, geógrafo médico y además profesor en la Universidad de Charles Drew, escuela de Salud Publica en Los Ángeles. “No es hasta que alguien utiliza el monitoreo continuo que se puede determinar realmente el peligro por exposición a contaminantes ambientales en una comunidad específica”, detalló.

Reduciendo el Riesgo

Posteriormente a la fuga masiva de gas en la instalación de almacenamiento en Aliso Canyon en 2015 que vertió unas 100,000 toneladas de gas metano y otros agentes contaminantes al aire, forzando a los residentes afectados a evacuar sus casas y enviando a otros tantos individuos al hospital para buscar atención médica, los reguladores empezaron a exigir a los 12 campos de almacenamiento del estado, que se instalen monitores para detectar la contaminación continuamente. Estas regulaciones ya han ayudado a descubrir altas concentraciones inesperadas de gas metano. Pero el informe revela que regulaciones similares para cientos de miles de pozos activos de petróleo y de gas en nuestro estado son prácticamente inexistentes.

Nivelando el Campo de Juego

Debido a la extrema proximidad de muchas instalaciones de petróleo y de gas a la gente, las áreas de Los Ángeles y del Valle Central necesitan el monitoreo inmediato y continuo de la contaminación extensamente. Parte de Los Ángeles está situada en el campo urbano de gas y petróleo más grande del país y el número de gente que reside en la más absoluta proximidad a una instalación activa de petróleo y gas es el triple que el de la media nacional. La mayoría de estas instalaciones se encuentran en áreas donde viven personas de bajos recursos económicos, quienes son mínimamente capaces de solucionar problemas de salud que contraen, por causa de la contaminación de petróleo y gas.

“Espero que el aire que hemos estado respirando por años no nos esté causando problemas de salud, pero en realidad no sé si me está dañando y estoy jugándome la vida,” declaró Lloyd Duvernay, un residente de Gardena, CA, quien reside sólo a unos pies de un pozo activo de petróleo. “Sería una buena solución si hubiera algo que indicase a los reguladores que hay un problema y no tuviera que ser yo mismo el que tiene que llamar”.

Para aprender más sobre los beneficios del monitoreo continuo, ve la serie de videos Technology for Change en edf.org/TechForChange

Acercad de Environmental Defense Fund:
Environmental Defense Fund (edf.org), a leading international nonprofit organization, creates transformational solutions to the most serious environmental problems. EDF links science, economics, law and innovative private-sector partnerships. Connect with us on our Energy Exchange blogTwitter and Facebook.