WASHINGTON, D.C. – 21 de septiembre de 2017 – (HISPANICIZE WIRE) – Las familias latinas en Florida y Houston deben permanecer alerta contra los contratistas cazadores de tormentas que engañan con reparaciones rápidas y fraudulentas que podrían costarle miles de dólares de su bolsillo, advierte la organización no lucrativa Coalición contra el Fraude de Seguros.

“Los grandes daños en los hogares pueden crear una brecha laboral si existen demasiados daños y muy pocos contratistas legítimos para llevar a cabo reparaciones urgentes en los hogares. Los estafadores podrían tratar de aprovechar la crisis con falsas ofertas de reparación. Las familias latinas decentes y trabajadoras deben permanecer vigilantes”, dijo el director ejecutivo de la Coalición, Dennis Jay.

Irma y Harvey dañaron gravemente decenas de miles de hogares. Los daños totales podrían llegar a $290 billones. Muchos hogares dañados son de propiedad de latinos. Las familias resistentes están trabajando para acelerar las reparaciones en el hogar y reponer sus vidas.

La mayoría de los contratistas son honestos. Un pequeño pero inquietante número tratará de crear estafas de reparaciones para ganar dinero, especialmente si existe una escasez de contratistas legítimos.

Los cazadores de tormentas deshonestos típicamente atacan barrios después de desastres naturales como Irma y Harvey. A menudo van de puerta en puerta o dejan folletos. Los cazadores de tormentas pueden ofrecer precios bajos y prometer reparaciones rápidas. 

El contratista puede exigir un gran pago inicial, luego desaparecer sin terminar el trabajo, o el trabajo terminado puede ser de mala calidad.

Arreglar las reparaciones fallidas puede costarle a los propietarios latinos miles de dólares extra de su bolsillo, y retrasar seriamente las reparaciones durante una época de crisis. Los cazadores de tormentas también pueden inflar reclamaciones de seguros, poniendo en peligro los pagos de reparación potencialmente cubiertos.

Los propietarios pueden protegerse a sí mismos:

Evite las ofertas de puerta en puerta. Evite los contratistas que van de puerta en puerta. Muchos son deshonestos y sin licencia, tratando de aprovecharse de los desesperados propietarios para obtener ganancias.

Obtenga ofertas por escrito. Obtenga varias ofertas de reparación por escrito. Evite firmar la primera oferta de contrato, especialmente si parece inusualmente baja.

Obtenga un contrato firmado. Comience a trabajar sólo con un contrato de reparación firmado. Debe detallar el costo, el trabajo prometido, el material y el horario. Evite firmar si el contratista le presiona para una decisión rápida por un “descuento especial” u “oferta única”.

Trabaje con la aseguradora. Coordine las reparaciones cubiertas con su aseguradora. Haga que un ajustador inspeccione primero el daño.

¿Contratista autorizado? Revise las licencias requeridas, más la prueba de compensación de trabajadores y cobertura de responsabilidad civil.

Evite ceder sus beneficios. Sea cauteloso si el contratista intenta convencerle de ceder sus beneficios de seguro. Podría ser una estafa de seguro.

Reporte las estafas.

En Florida: Llame a la línea de ayuda al consumidor del director de finanzas del estado al 1-877-693-5236. Haga clic aquí para obtener más recursos útiles para el consumidor.

En Houston: Llame a la línea de ayuda al consumidor del Departamento de Seguros de Texas al 1-800-252-3439 y descubra otros recursos beneficiosos para los afectados por Harvey.

“Las familias latinas son tan resistentes durante este tiempo de crisis. Mantenerse alerta para reparar estafas puede ayudar a reconstruir más rápido y asegurarse de que las reparaciones se hacen correctamente”, dice Jay.